Mundo - 13/07/22
Mundo - 13 de Julio 2022, 11:49 hs.

Un exasesor de Trump admitió que “ayudó a planear golpes de Estado”

John Bolton evitó nombrar casos específicos.

John Bolton, exasesor de Seguridad Nacional del expresidente de Estados Unidos Donald Trump (2017-2021), reconoció este martes haber participado en la organización de golpes de Estado en diferentes países, pero evitó poner ejemplos.

Bolton fue entrevistado por la cadena de noticias CNN para hablar respecto del asalto al Capitolio de enero de 2021 por parte de una turba de seguidores de Trump, hecho que está siendo investigado por un comité del Congreso.

Durante el mano a mano, el periodista Jake Tapper dijo que “no se necesita ser brillante para intentar un golpe”, a lo que el ex funcionario respondió: “No estoy de acuerdo. Como alguien que ha ayudado a planear golpes de Estado, no aquí, sino en otros países, puedo decir que requiere de mucho trabajo”.

Sin embargo, no profundizó en esas experiencias. Cuando el entrevistador insistió en este punto, Bolton rehusó comentar “casos específicos” y cambió el tema de la conversación.

Acto seguido, citó la crisis política de Venezuela de 2019, cuando el Gobierno estadounidense del que formaba parte reconoció al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino. Sobre ese episodio, Bolton dijo que “la oposición intentó derrocar a un presidente elegido de forma ilegítima (Nicolás Maduro) y fracasó”.

Además, consideró “de risa” creer que Trump, con quien terminó peleado, es “ni siquiera la mitad de competente que la oposición venezolana” para organizar un golpe.

Bolton, considerado un “halcón” republicano favorable al intervencionismo de Estados Unidos, ejerció como asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca desde 2017 hasta 2020, cuando Trump lo despidió por desacuerdos sobre la política hacia Venezuela.

Cómo fue el asalto al Capitolio de Estados Unidos

Un año y medio después del multitudinario asalto al Capitolio de Estados Unidos del 6 de enero de 2021, centenares de procesos tanto judiciales como políticos siguen buscando a los culpables materiales e intelectuales de lo sucedido. Y se estrecha cada vez más el cerco sobre el ex presidente Donald Trump.

Las investigaciones se dividen en dos grandes grupos: por un lado, la persecución policial (encabezada por el FBI) y judicial a centenares de personas que protagonizaron actos violentos o vandálicos en esa jornada; y por otro, el proceso político abierto en el Congreso de EE.UU. contra personas de la órbita del exmandatario.

Hasta la fecha, la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito de Columbia presentó cargos contra más de 700 personas, residentes a lo largo y ancho de Estados Unidos, por delitos que van desde atacar físicamente a policías hasta impedir el ejercicio de sus funciones, pasando por destruir propiedad del gobierno y entrar en un edificio de acceso restringido.

Mientras el FBI y la Justicia lidian con los ciudadanos anónimos que protagonizaron los hechos, la Cámara de Representantes -controlada por el Partido Demócrata- lleva a cabo una investigación paralela sobre qué ocurrió el 6 de enero y los días precedentes en las más altas instancias del gobierno estadounidense.

A diferencia de los tribunales en que se llevan a cabo los procesos judiciales contra los atacantes, el Congreso no tiene capacidad de sancionar a nadie, por lo que la investigación es meramente informativa.

Fuente: diario Clarín 

Banner LC

Otras noticias Mundo

te puede interesar

las más leidas