Nacionales - 26/08/22
Nacionales - 26 de Agosto 2022, 16:09 hs.

impacto en la salud

Advierten que el daño del humo de las quemas es mayor al smog de las metrópolis

El aire en Rosario es 17 veces más tóxico que el umbral fijado por la OMS, según reveló un estudio de la Universidad Nacional de esa ciudad.

La inmensa carga tóxica que respira la comunidad de Rosario desde los primeros días de agosto por la quema de pastizales en las islas del Delta del Paraná impulsó al Observatorio Ambiental de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), a la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y a la empresa HSE Ingeniería, a realizar un nuevo relevamiento científico para identificar el nivel de contaminación presente en el aire.

El resultado es contundente: El mismo presentó entre 6 y 9 veces mayor concentración de material particulado de alto volumen (partículas PM10 y PM2.5), un índice muy por encima de los umbrales sugeridos por la OMS (unas 17 veces mayor), incluso supera los altos niveles de contaminación habitual provocada por el smog en grandes ciudades como Nueva Delhi, Beijing o Ciudad de México.

Ricardo Nidd, médico psiquiatra y ex Decano de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario, detalló las primeras consecuencias que se observan en la salud de las personas expuestas al humo tóxico.

Entre las observaciones generales, Nidd indicó el aumento de pacientes con “tos irritativa, sequedad de mucosas, conjuntivitis, rinitis, dificultad para respirar y disminución del olfato y el gusto”.

“Este fenómeno se exacerba en personas vulnerables, es decir pacientes asmáticos, alérgicos, insuficientes cardíacos y respiratorios. Todos estos productos tóxicos que llegan a nuestra ciudad sabemos que producen un efecto a largo plazo con consecuencias que todavía no estamos en condiciones de verificar. Al momento, ya pudimos verificar con suficientes elementos científicos la gravedad del fenómeno y de la urgencia que se precisa para que sea revertido”, remarcó.

La sensación de angustia generalizada en la población nos preocupa” detalla Nidd, en relación a los casos diarios que recibe el dispositivo de atención por la afectaciones de la contaminación ambiental que dispuso la Dirección de Salud de la Universidad Nacional de Rosario, especialmente para las personas que se han sentido afectadas por el humo de las islas.

“La angustia generalizada es un mal que pareciera adueñarse de la población, principalmente por la sensación de incertidumbre que genera este fenómeno”, indica.

“Tenemos que tener en cuenta que recién salimos de una pandemia”, agrega Nidd, en relación directa con aquella sensación de percibirnos expuestos a un riesgo inminente para la salud, y que nos impidió por casi dos años realizar las actividades cotidianas con cierta normalidad.

“Esclavos del viento”: No se trata de una metáfora, es la realidad que opera en el estado anímico de la comunidad rosarina.

“Somos esclavos del viento en Rosario: La preocupación constante entre nosotros es si hoy llega o no llega a la ciudad, siempre dependiendo de la dirección de donde provenga”, dice Nidd, y nos cuenta que cuando “el sentido del viento es sudeste se transforma en irrespirable, sobre todo para aquellas personas que se encuentran más cercanas al río”.

Banner LC

Otras noticias Nacionales

te puede interesar

las más leidas