Editorial - 18/02/22
Editorial - 18 de Febrero 2022, 09:21 hs.

Escrita por Luis Alberto Cano

¿Qué pasó con Alvarez Porte?

Es cierto. Estamos fuera del tiempo. Ya pasaron dos semanas. Muchos de los que nos escuchen y lean seguramente pensarán que con las preguntas que vamos a hacernos quedaremos desubicados. Fuera de la línea de tiempo, como se dice ahora.

La realidad que nos toca vivir resulta tan vertiginosa, tan cambiante que tuvimos que mirar el archivo para verificar cuándo habían sucedido los hechos a los cuales nos referimos. Es que en estos tiempos de rapidez, de posteos, y de pocas explicaciones cuando uno desde la profesión quiere saber no solo lo que pasó sino por sobre todas las cosas cómo pasó lo que pasó, dos semanas, 15 días parecen una eternidad.

NOTA: mucho más si en el medio supimos sobrevivir a una semana infernal como la pasada, no? …con calor, sin agua muchos, sin luz casi todos y con tierra cada vez más.

Vamos al punto: en estos 15 días, desde el 4 de enero hasta ayer renunciaron, o se fueron, o los fueron ( trataremos de ir mirando caso por caso )  del gobierno municipal tres funcionarios: Stortoni, Alvarez Porte y la Dra. Karina Mahón.

Los tres venían cumpliendo funciones desde el primer día de diciembre de 2015 en que Héctor Gay asumía por primera vez la intendencia de la ciudad de Bahía Blanca.

Es más: en el caso del ex jugador de rugby ya desarrollaba esa tarea al frente del área de deportes desde la gestión Bevilacqua.

Karina Mahón, dicho en varias oportunidades al menos en off por el propio Gay, era una de las funcionarias de su más estrecha confianza. Siempre se dijo en los ámbitos oficiales que el jefe comunal confiaba casi a ciegas con la responsable de la asesoría letrada como así también con el licenciado Esandi en su calidad de secretario de Economía.

La propia Mahón se encargó el sábado mediante WhatsApp a nuestra redacción de enfatizar que había sido una decisión personal.

En el caso de Stortoni por lo que dijo en algunos otros medios quedó en claro que su actividad privada a partir de ahora será en el terreno inmobiliario. Todo parece indicar hasta ahora que Remax , como emprendimiento familiar, va viento en popa. ¿Tenían razón los martilleros en sus sospechas de finales del año pasado entonces? .

Detengámonos un ratito en la otra renuncia. Al momento de su asunción como jefe comunal quedó en claro por sus propias expresiones que Héctor Gay y su gobierno se iban a poner al frente de la seguridad.

Fue un compromiso establecido enfáticamente en uno de sus primeros discursos tras ganar las elecciones de 2015 , ratificado cuando presentó a su gabinete y anunció que la seguridad iba a tener otro rol mucho más específico en su gestión y que por lo tanto se creaba la secretaría de Seguridad. Nada más y nada menos. Desde la pirámide administrativa se daban señales claras de ese compromiso asumido durante el proceso electoral.

Y el cargo fue para Emiliano Alvarez Porte. Le tocó al radicalismo en el reparto de funciones por la conformación de la alianza electoral, ya en ese momento, alianza de gobierno, asumir tamaña responsabilidad.

Y debemos decir ,más allá de los chisporroteos y los ninguneos que el propio funcionario le hizo a este programa y a este grupo de periodistas, que siempre nos pareció un funcionario que funcionaba. Un funcionario que siempre dio la cara.

Es cierto. Estamos desubicados en la línea del tiempo porque ya pasaron 15 días y seguramente a poca gente a esta altura le debe resultar poco interesante nuestro planteo. Pero nos tomamos el atrevimiento de volver sobre la cuestión porque, debemos decirlo con todas las letras, no creemos en la versión oficial excesivamente parca y casi telegráfica

Nos resulta poco convincente el argumento dado por el ahora ex funcionario Alvarez Porte aludiendo a que su paso al costado se debe a cuestiones personales.  Menos aún creíble sonaron sus dichos referidos al  agotamiento luego de 6 años de intenso trabajo al frente de una secretaría compleja, como lo es todo lo referido a la seguridad.

Un organismo municipal cuyas facultades de decisión y operativas vivieron altibajos. En sus primeros años esas facultades fueron, como el propio responsable lo manifestaba en los medios y redes, muy activas y enérgicas.

Pero en los años siguientes esa nutrida agenda comenzó a licuarse. ¿Fue esto causa o consecuencia de que Alvarez Porte fuese degradado a subsecretario y quedara debajo del secretario de Gobierno?

Lo cierto es que con el paso de los meses sobrevino el cronograma electoral y si bien en un principio el ex funcionario de Seguridad se manifestó dispuesto a jugar en las internas defendiendo los colores radicales contra los del PRO, llegado el momento se ausentó de esa campana y no fueron pocos los que lo tildaron de haber cambiado las fichas de lugar.

Ya antes de conocido el resultado era un secreto a voces en los pasillos municipales que una “gentileza” sería respondida con otra “gentileza” de parte de Gay, lo que el propio intendente confirmó después de noviembre, en el contexto de los llamados “relanzamientos”, que Alvarez Porte seria reivindicado como secretario de la misma oficina aunque con el nombre cambiado.

Y vamos a puntualizar algunos aspectos que pueden no resultar datos objetivos, que pueden asemejarse a sospechas sin fundamentos pero que para nosotros deben tenerse en cuenta y merecen una explicación porque nadie se va de un gobierno así porque sí, porque de pronto sintió cansancio o porque de un momento para otro descubrió que, además de la gestión, se tiene otra vida… ¿O es que al ex funcionario no le daban vueltas por la cabeza esos motivos 40 días antes cuando ya sabía que sería ascendido o reivindicado según el gusto del oyente?

Primero: si ya tenía decidido renunciar el 4 de enero, ¿cómo se explica con fundamentos serios y comprensibles ( no para la gilada y la repetición en cadena de quienes poco o nada preguntan ), haya ido al Concejo Deliberante 15 días antes a pormenorizar los detalles de lo que pensaba hacer en materia de seguridad durante todo el año 2022 y luego de haber diseñado un presupuesto de 561 millones de pesos?

Segundo: ¿por qué, tal como lo hemos dicho, durante todo este tiempo, desde el 4 de enero a la fecha, se implementó un silencio que asusta, un absoluto cerrojo a escarbar el caso e imponer un relato abroquelado en torno de la versión oficial? . Se dio por sentada y archivada. Listo. Fue.

Tercero: por qué ( y si no fue así pedimos disculpas de antemano porque no miramos todo ) no hubo correligionarios suyos, ni siquiera los más cercanos, que hayan salido a bancar la gestión de quien hasta hace pocos meses era el presidente del partido?

Y por último, una pregunta con tono de casi seguridad, debemos admitirlo:

¿Presentó la renuncia, o lo intimó el mismísimo Gay a que la presentara ese día a las 8 de la mañana tras una breve comunicación telefónica?

¿ Qué hubo antes de eso, si efectivamente ocurrió, para que el jefe comunal quien  no suele tomar decisiones tan fuertes, no haya dudado un instante en, no pedirle, si no directamente exigirle la renuncia?
¿Son muchos o pocos los que conocen la entretela del caso en caso en cuestión? Pero que los hay, los hay. Y en ambos casos porqué callan?  Hay múltiples interrogantes sin respuestas que nos hacen volver a preguntar ¿qué paso con Alvarez Porte?

Banner LC

Otras noticias Editorial

te puede interesar

las más leidas